“Haz, haz, haz”, “No, no, no”. Infantes en continua tensión.

Son las 8 de la mañana, tu pareja te dice “buenos días cariñó, levántate rápido, vístete, ponte bien la camiseta, come bien por favor, no hagas guarradas, no dejes tu cuaderno encima de la mesa cochin@, venga espabila, lávate los diente rápido, no malgastes tanta colonia, coge todo…”. Salís a la calle y continúa diciéndote “no toques eso, no pises los charcos, ten cuidado con la acera, mira por donde caminas, apúrate que eres más lent@…”. Supongo que a estas alturas te sientes un poco agobiad@ y desearías mandar a tu pareja a la mierda por un rato, ¿a que sí? Pero para poner el broche final, cuando llegáis a tu trabajo y tu jef@ aparece, tu amorcito te da un dulce beso de despedida y culmina con un “pórtate bien y trabaja duro cariño, si no tu jef@ me llamará y ya verás luego en casa”. Ahora sí, te sientes estúpid@, solo quieres cerrar la puerta y pegar un grito furios@ sacando la tensión que llevas dentro y haciendo ver a tod@s que no eres tont@. Pero al hacer eso, tu jef@ te suelta un “qué persona tan malcriada, siéntate en tu silla y no te levantes de ahí hasta que te hayas calmado”. Entonces te pones a llorar de impotencia y tus compañer@s se burlan diciendo “qué tontería, ya estás otra vez con tus rabietas, mira que fe@ estás, vete al baño a limpiarte esa cara y después ponte a trabajar, que llevas unos días insoportable”. Ufff, quieres sacar los ojos a alguien y al salir del baño empujas al servicio de limpieza que está obstaculizando tu camino. Entonces, toda la planta se queda en silencio, te miran como si hubieras matado a alguien, tu jef@ te llama a su despacho y te comunica que estás sancionad@, que hoy no disfrutarás de tu descanso ni comerás tu snack para ver si así dejas de ser tan violent@. Y así, entre continuas órdenes y prohibiciones finaliza tu jornada laboral.

¿Cómo se genera y a dónde va la tensión infantil?

Dime la verdad, quieres abrir  los ojos y darte cuenta de que todo esto solo ha sido una pesadilla, ¿verdad? Pues te felicito, en tu caso solo es un mal sueño, pero desgraciadamente este es el día a día en la vida de un infante. ¿Alguna vez te has parado a observar la cantidad de órdenes y prohibiciones que recibe un/a niñ@ en una hora? ¿No te parece que su autoestima debería estar bajo tierra ante tanta insignificancia y ausencia de poder? ¿No te parece que a ese ritmo deberían de tener tanta tensión que morder a alguien no aliviaría ni la mitad de su carga? L@s que de alguna manera estamos involucrados en el mundo de la infancia, sea como familia o como profesionales, vivimos en continua preocupación por los “malos comportamientos” de l@s pequeñ@s.  Entre el año y los 6 años los gritos, los desbordes emocionales, los mordiscos, los empujones, los tirones, los manotazos, en definitiva los conflictos infantiles, nos llevan de cabeza y a menudo tendemos a pensar que l@s peques son extremadamente agresivos y maleducados, por lo que debemos erradicar esas expresiones supuestamente negativas como sea. Permíteme aliviarte y contarte que esos conflictos y expresiones generalmente son un mecanismo de defensa y una herramienta de supervivencia necesaria para eliminar la tensión y el estrés creados por el trato abusivo y sometedor por parte de los adult@s, o en otras ocasiones también por imitación o defensa. Recordemos que la tensión que no sale se acumula y más adelante se convertirá en violencia o en  enfermedad.

En un próximo artículo hablaré de cómo gestionar estos conflictos y expresiones emocionales, pero hoy me voy a centrar en cómo podemos reducir la tensión y el estrés en l@s peques.portrait-3096017__340

Prevenir la tensión infantil

Cuando observamos una expresión de tristeza, rabia o ira lo ideal sería no quedarnos en el síntoma y buscar la causa, la cual en muchas ocasiones es la tensión provocada por nuestras continuas órdenes y prohibiciones, como acabo de explicar arriba. Por eso, expongo algunos tips que podrían ayudarte a reducir esta situación:

  • Respetar su individualidad. Como progenitores o educador@s ponemos expectativas en l@s crí@s para que sean como nosotr@s queremos que sean en lugar de respetar su individualidad. Si respetamos los gustos, opiniones y preferencias de cada peque inconscientemente estaremos exigiendo menos y nuestras peticiones verbales también se reducirán facilitando el desarrollo de su autoestima y personalidad.
  • Limitar nuestros límites. Hoy en día está aflorando una tendencia a eliminar los castigos. En este intento a veces observo que en realidad algún@s adult@s aún no hemos desechado la idea de que somos superiores y debemos conseguir que el/la niñ@ haga lo que nosotr@s queremos, por lo que abusamos de límites con chantajes y consecuencias no naturales. Estos límites los ponemos exclusivamente para la comodidad adulta y por ende actuamos en contra de la necesidad natural de exploración y movimiento infantil, generando mucha tensión y estrés.
  • Confiar en su capacidad de imitación. Solemos obsesionarnos con que l@s peques adopten nuestros comportamientos sociales (saludar, comer sin levantarse, compartir…) lo antes posible. Pero si tenemos en cuenta que un porcentaje muy alto del aprendizaje se adquiere por imitación, comprenderemos que no sirve de nada dar órdenes continuamente cuando su cerebro aún no está preparado para esa adquisición. Por ello, te propongo ser un modelo a seguir en lugar de profetizar con la palabra, y verás que tu peque interiorizará estas conductas por sí mism@ cuando su desarrollo evolutivo se lo permita. ¡Espera y confía!

 En definitiva, la compulsión que tenemos las personas adultas a educar continuamente genera una gran tensión en l@s niñ@s que solo pueden procesar y calmar mediante expresiones de rabia, ira y tristeza. Nuestro primer reto es  prevenir esa tensión y crear así las bases necesarias para una buena salud mental.

Si te ha gustado este artículo ¡dale me gusta y por favor compártelo!

Por dar voz a la infancia. Por un mundo mejor ☮ ✌ 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close